La rueda de las armas afiladas

El nombre de este texto es “La rueda de las armas afiladas que golpea eficazmente el corazón del enemigo”.

Te rindo homenaje de corazón, Yamantaka; tu ira se opone al Gran Señor de la Muerte [1].

(1) En la jungla de plantas venenosas se pavonean los pavo reales,
aunque cerca de ahí se encuentren bellos jardines medicinales.
Las masas de pavo reales no encuentran los jardines placenteros,
pero florecen con la esencia de las plantas venenosas.

(2) De manera similar los valientes bodisatvas [2]
permanecen en la jungla de los intereses mundanos.
Sin importar cuan gozoso sea el placer de este mundo, estos valientes nunca se ven atraídos por los placeres,
y florecen en la jungla del sufrimiento y el dolor.

(3) Pasamos toda nuestra vida en busca de entretenimiento,
pero temblamos de temor ante el mero pensamiento de dolor;
así, siendo cobardes somos aún miserables.
Pero los valientes bodisatvas aceptan el sufrimiento con alegría
y obtienen de su valor un gozo real y duradero.

(4) Hoy [3] el deseo es aquí [4] la jungla de plantas venenosas.
Sólo los valientes, como los pavoreales, pueden florecer con ese alimento.
Si seres cobardes, como los cuervos, lo probaran, por ser codiciosos podrían perder la vida [5].

(5) ¿Cómo puede alguien que se atesora a sí mismo más que a los demás tomar la lujuria
y demás venenos peligrosos como alimento?
Si, como los cuervos, tratara de utilizar los engaños [6]
de otro, probablemente perdería la oportunidad de liberarse.

(6) Y así los bodisatvas son equiparables a pavo reales:
Se alimentan de los engaños (las ilusiones), esas plantas venenosas
transformándolas en la esencia de la práctica,
florecen en la jungla de la vida cotidiana.
Siempre aceptan, cualquier cosa que se les presenta,
mientras destruyen el veneno del deseo aferrado.

(7) El deambular incontrolado por los ciclos de existencia
es causado por nuestro aferramiento al ego como algo real.
Esta actitud ignorante anuncia al demoniode la
preocupación egoísta por nuestro bienestar solamente;
buscamos alguna seguridad para nuestros propios egos;
queremos solamente placer y evitamos cualquier dolor.
Pero ahora debemos abandonar cualquier compulsión egoísta
y gustosamente tomar las dificultades por el bienestar de los demás.

(8) Todos nuestros sufrimientos provienen de nuestros hábitos
de engaños egoístas que atendemos y actuamos.
Como todos compartimos este trágico infortunio, que brota de nuestras maneras estrechas y auto centradas,
debemos tomar todos nuestros sufrimientos y las miserias de otros
y extinguir nuestros deseos de preocupación egoísta.

(9) Si el impulso de buscar nuestro propio placer,
surgiera ahora, debemos dejarlo de lado y en su lugar,
complacer a otros; porque aún si los seres queridos se levantaran en nuestra contra,
debemos culpar a nuestro auto-interés y sentir que es nuestra deuda.

(10) Cuando nuestros cuerpos duelen y padecemos gran tormento
de temibles enfermedades que no podamos soportar,
es la rueda de las armas afiladas regresando sobre nosotros
en un círculo completo, por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta hoy hemos lastimado los cuerpos de otros;
de hoy en adelante tomemos las enfermedades que ellos tengan.

(11) Deprimidos y abatidos, cuando sentimos angustia mental,
es la rueda de las armas afiladas regresando sobre nosotros
en un círculo completo, por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta hoy hemos perturbado profundamente las mentes de otros;
de hoy en adelante tomemos este sufrimiento nosotros.

(12) Cuando el hambre o la sed violentas nos abruman,
es la rueda de las armas afiladas regresando sobre nosotros
en un círculo completo, por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora nos hemos quedado con lo que tenemos sin compartirlo;
hemos pillado, incitado y robado a la gente.
De hoy en adelante tomemos de ellos el hambre y la sed.

(13) Cuando carecemos de cualquier libertad y debemos obedecer órdenes,
es la rueda de las armas afiladas regresando sobre nosotros
en un círculo completo, por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos despreciado a aquellos que están más abajo
y los hemos usado como sirvientes para nuestros propósitos egoístas.
De ahora en adelante ofrezcamos nuestros servicios a otros
con humilde devoción de cuerpo y vida.

(14) Cuando escuchemos solamente lenguaje abusivo y detestable,
es la rueda de las armas afiladas regresando sobre nosotros
en un círculo completo,por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos dicho muchas cosas sin pensar; hemos calumniado
y causado que muchas amistades terminen.
De hoy en adelante censuremos toda afirmación desconsiderada.

(15) Cuando nacemos en condiciones opresivas y miserables,
es la rueda de las armas afiladas regresando sobre nosotros
en un círculo completo, por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos tenido siempre una perspectiva negativa;
hemos criticado a otros, viendo sólo sus fallas.
De ahora en adelante cultivemos sentimientos positivos
y veamos lo que nos rodea como inmaculado y puro.

(16) Cuando somos separados de los amigos y de aquellos que pueden ayudarnos,
es la rueda de las armas afiladas regresando sobre nosotros
en un círculo completo, por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos tomado los amigos y buenos sirvientes de otros,
al quererlos para nosotros mismos.
De ahora en adelante nunca causemos que los amigos se separen.

(17) Cuando los puros y supremos gurus nos encuentran desagradables,
es la rueda de las armas afiladas regresando sobre nosotros
en un círculo completo, por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora nos hemos apartado de las enseñanzas y de los gurus,
prefiriendo la guía de amigos que nos mal aconsejan;
de ahora en adelante terminemos nuestras relaciones dependientes
con aquellos que nos pueden apartar del sendero.

(18) Cuando hemos sido culpados por las fechorías de otros,
y falsamente acusados de fallas que no son nuestras,
y si somos siempre objeto de abuso verbal,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos despreciado y menospreciado a nuestros gurus;
de ahora en adelante nunca acusemos a otros falsamente
y démosles crédito completo por las virtudes que poseen.

(19) Cuando las cosas que requerimos para consumo y uso diario,
se destruyen, gastan y estropean,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos sido descuidados con las posesiones de otros;
de ahora en adelante, démosles lo que necesiten.

(20) Cuando nuestras mentes están oscurecidas y nuestros corazones infelices, cuando nos aburre el actuar virtuoso y el vicio nos emociona,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos llevado a otros a cometer actos no virtuosos.
De ahora en adelante, no volvamos a proveer las condiciones que los animen
a seguir sus características negativas.

(21) Cuando nuestras mentes están perturbadas y sentimos gran frustración porque las cosas no salen como deseamos,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos realizado interferencias perturbadoras,
cuando otros estaban enfocados en actos virtuosos.
De ahora en adelante, dejemos de ocasionar dichas interferencias.

(22) Cuando nada de lo que hacemos complace a nuestros gurus,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos fingido acciones piadosas con nuestros gurus,
pero fuera de su presencia hemos regresado a la negatividad.
De ahora en adelante tratemos de ser menos hipócritas
y tomemos las enseñanzas sinceramente y de corazón.

(23) Cuando otros encuentran errores en todo lo que hacemos,
y la gente parece ansiosa por culparnos sólo a nosotros,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros, en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos sido desvergonzadamente desinteresados por los demás, hemos pensado que nuestras acciones no tenían la menor importancia.
De ahora en adelante, detengamos nuestro comportamiento ofensivo.

(24) Cuando nuestros sirvientes y amigos están enfadados por nuestros hábitos y después de un tiempo no pueden permanecer en nuestras casas,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos forzado nuestros malos hábitos sobre otros,
de ahora en adelante cambiemos y mostremos sólo amabilidad.

(25) Cuando todos los que están cerca se convierten en nuestros enemigos, es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos guardado rencores y enojo
con pensamientos y métodos maliciosos para causar dolor a otros;
de ahora en adelante tratemos de afectarlos menos,
sin pretender ser bondadosos cuando albergamos sentimientos bajos.

(26) Cuando sufrimos de enfermedades e interferencias similares,
especialmente cuando la gota ha hinchado nuestras piernas,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora sin vergüenza y sin auto control,
hemos robado y dado mal uso a lo que otros han dado,
de ahora en adelante no volvamos a tomar nada
que se ofrezca a las Tres Joyas de Refugio [7], como si fuera nuestro.

(27) Cuando ataques y enfermedades nos golpean sin aviso,
es la rueda de las armas afiladas regresando,
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos roto nuestros votos y palabra de honor [8],
de ahora en adelante evitemos tales acciones no virtuosas.

(28) Cuando nuestras mentes se nublan cuando estudiamos,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora habíamos pensado que el estudio del Darma
carecía de primordial importancia y podía ser ignorado;
de hoy en adelante construyamos los hábitos de la sabiduría
para escuchar y pensar en lo que el Buda enseñó.

(29)Cuando el sueño nos abruma al hacer prácticas virtuosas,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos acumulado las causas para los obstáculos,
entorpeciendo nuestra práctica de actos virtuosos,

(No hemos tenido respeto por las enseñanzas,
nos hemos sentado sobre los libros
y hemos dejado textos en el piso,
hemos visto con desprecio a aquellos con un profundo entendimiento).
De ahora en adelante, por el bien de nuestra práctica de Darma,
aceptemos gustosamente todo los sufrimientos que enfrentemos.

(30) Cuando nuestra mente divaga y corre hacia los engaños,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos rechazado meditar con dedicación
sobre los defectos impregnados en este mundo transitorio.
De ahora en adelante, trabajemos para renunciar a esta existencia
(y ver la naturaleza impermanente de las cosas).

(31) Cuando todos nuestros asuntos tanto religiosos como mundanos,
enfrentan problemas y caen en la ruina,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora habíamos creído que la causa y el efecto [9] podían ser ignorados de ahora en adelante practiquemos con paciencia y fuerza.

(32) Cuando los ritos que realizamos nunca parecen ser fructíferos,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora habíamos confiado en los dioses de este mundo,
y en acciones poco hábiles para darnos alivio.
De ahora en adelante, tomemos otra dirección,
dejando nuestra acciones no virtuosas atrás.

(33) Cuando ninguno de los deseos que hacemos se realizan,
Aún cuando hemos hecho plegarias a las Tres Preciosas Joyas,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora habíamos tenido un compromiso imperfecto con el Buda
cuyas enseñanzas merecen total confianza.
De ahora en adelante pongamos nuestra exclusiva confianza,
En el Buda, en sus enseñanzas y en su comunidad.

(34) Cuando el prejuicio, la polio o los ataques nos imposibilitan y
fuerzas externas y males surgen sobre nosotros,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos acumulado grandes cantidades de acciones negativas, rompiendo nuestros votos y ofendiendo a los protectores de la práctica desde la devoción al gurú hasta el tantra [10],
De ahora en adelante borremos todas las visiones con prejuicios.

(35) Cuando no tenemos control de hacia donde viajar
y siempre divagamos como abandonados sin hogar,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos interrumpido a excelentes gurus
forzándolos a salir de sus hogares y asientos,
de ahora en adelante, no causemos más perturbaciones,
desalojándolos cruelmente de donde radican.

(36) Cuando la cosecha de nuestros campo,
está continuamente con plaga, sequía e inundaciones,
granizo, insectos y hielo,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora habíamos fallado en cumplir nuestras promesas,
de ahora en adelante, mantengamos nuestros votos éticos puros.

(37) Cuando siendo pobres, estamos llenos de codicia y deseo,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos sido avaros y reacios para compartir,
las ofrendas que hemos hecho a las Tres Joyas han sido escasas.
De ahora en adelante ofrezcamos con un corazón generoso.

(38) Cuando nuestros cuerpos son feos y otros nos atormentan,
burlándose de nuestros defectos y nunca mostrando respeto,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos hecho imágenes [11] faltas de belleza,
ventilando nuestro enojo hemos mostrado escenas desagradables,
de ahora en adelante, imprimamos libros
y hagamos hermosas estatuas.
Que no tengamos un mal genio sino un buen humor.

(39) Cuando el enojo y el apego nos perturban y nos molestan,
sin importar cuanto intentemos reprimirlo,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos tenido una perspectiva incorrecta,
apreciándonos obstinadamente sólo a nosotros mismos.
De ahora en adelante desarraiguemos completamente el interés personal.

(40) Cuando el éxito en nuestra práctica siempre nos rehuye,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora, muy adentro, nos hemos aferrado a nuestro ego,
totalmente inmersos en caminos auto centrados.
De ahora en adelante, dediquemos todas las acciones virtuosas
a que otros prosperen.

(41) Cuando nuestra mente está descontrolada aunque actuemos con gran virtud, es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora, nos hemos involucrado en ambiciones mundanas,
que apunta al éxito de nosotros mismos en esta vida.
De ahora en adelante trabajemos con un esfuerzo unipuntual
para alimentar el deseo de ganar la lejana orilla de la libertad.

(42) Cuando después de hacer una acción virtuosa
sentimos profundo arrepentimiento o dudamos de su efecto,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos sido inconstantes y movidos por intereses básicos,
hemos cortejado sólo a aquellos con poder y riqueza.
De ahora en adelante actuemos con completa conciencia,
poniendo mucho cuidado en la manera de hacer amigos.

(43) Cuando aquellos con gran ambición,
retribuyan una amistad confiable,
seduciéndonos con su retorcida intriga,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora por la ambición hemos actuado con arrogancia.
De ahora en adelante, apaguemos nuestro orgullo auto centrado.

(44) Cuando la fuerza de atracción o de repulsión,
colorea todo lo que escuchamos y decimos,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos ignorado lo que ha causado todos nuestros problemas. De ahora en adelante abandonemos los impedimentos,
notando su surgimiento y examinándolos bien.

(45) Cuando no importa cuan bien intencionadamente actuamos hacia otros, ellos siempre producen una respuesta hostil.
Es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos retribuido el amor y la bondad amorosa con malicia.
De ahora en adelante, aceptemos los favores de otros,
tanto gentilmente como con el más humilde respeto.

(46) En resumen, cuando sufrimientos desafortunados,
que no hemos deseado se estrellan contra nosotros como un rayo,
esto es igual, que el herrero que ha tomado su vida
con una espada fabricada por él mismo.
Es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado [12].
De ahora en adelante tengamos siempre cuidado y conciencia
de nunca actuar de formas no virtuosas.

(47) Todos los sufrimientos que hemos soportado,
en las vidas que hemos tenido en los tres estados inferiores [13],
así como el dolor del presente y del futuro
son iguales al caso del forjador de flechas,
que después fue muerto por una flecha que él fabricó.
Nuestro sufrimiento es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
De ahora en adelante tengamos siempre cuidado y conciencia
de nunca actuar de formas no virtuosas.

(48) Cuando los problemas y preocupaciones de la vida familiar nos afligen, esto es igual al caso del hijo que fue cuidado con amor
para luego matar a sus padres.
Nuestro sufrimiento es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
De ahora en adelante es adecuado en todas nuestras vidas
vivir puramente como monjes y monjas.

(49) Y es cierto lo que he dicho sobre el interés auto centrado,
reconozco claramente a mi enemigo ahora,
reconozco claramente el bandido que saquea,
el mentiroso que seduce fingiendo ser parte de mí.
¡Oh! Que alivio haber conquistado esta duda.

(50) De tal forma Yamantaka haz girar con gran poder
la rueda de las armas afiladas de buenas acciones ahora.
Tres veces gíralas en redondo [14], en tu aspecto iracundo,
tus piernas separadas para los dos grados de verdad,
con tus ojos abriéndose brillantes por la sabiduría y los medios (hábiles).

(51) Exhibiendo tus colmillos de los cuatro grandes oponentes[15]
devora al enemigo: ¡nuestra cruel auto preocupación!
Con tu poderoso mantra [16] de interés por los demás,
demuele a este enemigo que me incita desde adentro.

(52) Corriendo frenéticamente por la enredada jungla de la vida,
somos perseguidos por armas afiladas de acciones dañinas que hemos realizado, regresando sobre nosotros; estamos fuera de control.
Este estafador, villano mortal: el egoísmo dentro de nosotros,
engañándonos a nosotros y a otros también,
captúralo, captúralo, feroz Yamantaka,
haz venir a ese enemigo, tráelo ahora.

(53) Golpéalo, golpéalo, arranca el corazón
de nuestro aferramiento al ego, ¡de nuestro amor por nosotros mismos!
¡Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta!
¡Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final!

(54) ¡Hum!¡Hum! Muestra todos tus poderes, o poderoso protector.
¡Dza!¡Dza! Amarra a este enemigo; no lo dejes suelto.
¡P’at!¡P’at! [17] Libéranos con tu poder; o gran señor por sobre la muerte. ¡Corta!¡Corta! Rompe el nudo del auto interés que nos ata por dentro.

(55) Aparece Yamantaka, oh iracundo protector;
tengo más peticiones que hacerte aún.
Este saco de cinco venenos, [18] errores y engaños,
nos arrastra hacia abajo en las arenas movedizas del diario enredo de la vida, ¡córtalo, córtalo, hazlo jirones!

(56) Somos arrastrados a los sufrimientos de renacimientos miserables,
pero sin prestar atención al dolor, vamos tras su causa.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(57) Tenemos grandes expectativas de logros rápidos,
pero no queremos trabajar en las prácticas que estos involucran.
Tenemos muchos bonitos proyectos que planeamos cumplir,
pero ninguno de ellos acaba siendo realizado.
Pero sin prestar atención al dolor, vamos tras su causa.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(58) Nuestro deseo de ser felices es fuerte todo el tiempo,
Pero no recolectamos mérito para cosechar este resultado,
tenemos poca resistencia a las dificultades y el sufrimiento,
pero empujamos sin piedad para obtener las cosas que queremos.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(59) Comparativamente fácil desarrollamos nuevas amistades,
pero como somos insensibles, ninguna de ellas dura,
estamos llenos de deseo de comida y finas ropas,
pero al no poder ganárnoslas, robamos y planeamos estratagemas.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(60) Somos expertos en alabar a otros para obtener favores,
pero siempre nos quejamos, estamos tristes y deprimidos.
No podemos soportar apartarnos del dinero que hemos juntado;
cual avaros lo acumulamos y sentimos que somos pobres.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(61) Hemos hecho muy poco para beneficiar a cualquiera,
pero siempre les recordamos todo lo que por ellos hemos hecho.
Nunca hemos logrado nada en nuestra vida,
pero alardeamos y presumimos, estamos llenos de orgullo.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(62) Tenemos muchos grandes maestros y profesores para guiarnos,
pero evadiendo nuestro deber, ignoramos lo que ellos enseñan.
Tenemos muchos discípulos, pero nunca los ayudamos,
no podemos molestarnos en darles consejo.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(63) Prometemos hacer muchas acciones heroicas
pero en la práctica les damos a otros tan sólo una ayuda mínima.
Nuestra fama espiritual se ha esparcido a lo largo y a lo ancho,
pero internamente, todos nuestros pensamientos son repulsivos
no sólo para los dioses, sino para los demonios y los espíritus también.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(64) Hemos leído muy poco, escuchado sólo unas pocas enseñanzas,
pero hablamos con autoridad pomposamente sobre el vacío.
Nuestro conocimiento de las escrituras es penosamente inexistente,
pero embaucadoramente inventamos cosas y decimos lo que queremos.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(65) Tenemos muchos asistentes y gente a nuestro alrededor,
pero nadie nos obedece ni presta atención a lo que decimos.
Sentimos que tenemos amigos en posición de poder,
pero si necesitamos ayuda, nos quedamos solos.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(66) Ganamos estatus noble y rangos prestigiosos,
pero nuestro conocimiento es más pobre que el de un espíritu.
Somos considerados grandes gurus, pero incluso los demonios
no albergan tal odio ni deseo aferrado,
o una perspectiva tan estrecha como la que parecemos tener.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(67) Hablamos de teorías y de las más avanzadas enseñanzas,
pero nuestra conducta cotidiana es peor que la de un perro.
Somos educados, inteligentes y versados en grandes conocimientos,
pero lanzamos por los aires cualquier base ética.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(68) Tenemos deseos egoístas y horrible enojo,
que nos pudre por dentro, aunque nunca lo admitiríamos;
no obstante sin provocación criticamos a otros
y creyendo tener la razón los culpamos de fallas que nosotros poseemos.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(69) Vestimos ropas de color azafrán, pero buscamos nuestra protección
y refugio en espíritus y dioses de este mundo,
hemos prometido mantener votos solemnes de moral estricta,
pero nuestras acciones van de acuerdo a senderos malignos.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(70) Nuestro placer y felicidad proviene de los Budas,
los gurus, las enseñanzas y aquellos que viven unidos a ellas,
pero hacemos ofrendas a fantasmas y espíritus.
Toda nuestra guía proviene de las enseñanzas,
Pero engañamos a quienes nos dan consejo.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(71) Buscamos tener casas en reclusión monástica,
pero atraídos por las distracciones nos aventuramos al pueblo,
Escuchamos discursos que nos enseñan la más noble práctica,
pero perdemos todo nuestro tiempo adivinando la fortuna con los dados.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(72) Renunciamos a nuestros votos monásticos, el verdadero camino para ganar la liberación,
Preferimos casarnos, tener hijos y hogares.
Lanzamos por los aires esta rara oportunidad para ser felices,
Y perseguimos más sufrimiento, más problemas e infortunios.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

Sigue en…

vía La rueda de las armas afiladas.