En el fondo de nuestra alma está el alma de la humanidad misma

frases-de-Mahatma-Gandhi-La-humanidad-es-una-familia-unida-e-indivisible-y-yo-no-puedo-desligarme-del-alma-más-cruel

Este mensaje es el de Jung, y de todos los santos, sabios y místicos (amerindios, taoístas, hindúes, islámicos, budistas, cristianos…): en el fondo de nuestra alma está el alma de la humanidad misma, trascendente, que conduce a la liberación al sortilegio del despertar al tiempo de la eternidad, a la muerte inmortal. Como dijo Nietzsche, la felicidad consiste en decir a veces sí, a veces no; una recta; una meta. La visión del diamante o la apertura del loto.

En cuanto el individuo que ya no se mira con sus propios ojos sino con los del espíritu colectivo de la humanidad, enfrenta su ser personal con su ser más profundo que se mantiene libre, intacto y abierto. Se conectan a través de esta fuente de energía interna imperturbable. Llega a un centro en expansión que separa creativamente mente, cuerpo, emociones, pensamientos y sentimientos, que es llamado “testigo transpersonal”. Éste produce la des-identificación de todo objeto, se desprende de ellos porque ve que esas cosas no son el auténtico Ser que ve, el Sujeto. Nada hay que hacer, pero si surge un hacer, lo presencia. Se permanece en una “conciencia sin elección”, aunque no se pierde el acceso a los niveles superiores del espectro de la conciencia ni se deja de controlarlos. Sin embargo ya no está limitado porque no se está ligado a ellos. Pasaron de ser antes esenciales, a ser ahora instrumentales. Esta actitud representa la intuición de que el mundo es nuestro propio cuerpo realmente, y que como tal debe ser tratado desde la compasión universal. De aquí que Cristo dijera: Amarás a tu prójimo como a tu Yo. Este ser arquetípico recupera la intuición fundamental que poseía de niño, porque es esencialmente uno y el mismo en todos los seres conscientes: dentro de todo ser hay algo que no es recuerdo, pensamiento, mente o cuerpo ni experiencia, entorno, sentimientos, conflictos, estados de ánimo. Pues todo lo que cambia sigue sin afectar al testigo interior, al ser, al Sujeto o Divinidad Cósmica. Sólo se requiere entender que todo aquello que uno pueda ver no es el Ser que ve.

LA FILOSOFÍA PERENNE REFLEXIONES ENTRE ORIENTE Y OCCIDENTE

AUTORA: ELENA VALLEJERA GARCÍA

Articulo completo en: http://www.circulohermeneutico.com/NuevosHermeneutas/Colaboraciones/perenne.pdf