Archivo de la categoría: Religiones y Mitologias

¿Estamos poseidos? Paul Levy. 2a Parte

Traducido de Gladys Molina del artículo original de Paul Levy; “Are We Possessed?”

Cuando “vemos” un demonio, cuando sabemos su nombre, ésto nos ayuda a conseguir “hacernos con” y controlar la situación. El nombrarlo es un ejercicio de exorcismo, ya que disipa el poder del demonio sobre nosotros. Jung dice:

“El acto de nombramiento es, como el bautismo, muy importante en cuanto a la creación de personalidad, porque un poder mágico se ha atribuido al nombre desde tiempos inmemoriales. El saber el nombre secreto de una persona [o de un demonio] es tener el poder sobre él.”

En otra parte, Jung escribe: “Para la humanidad siempre fue como una liberación de una pesadilla cuando se encontraba un nombre nuevo.” Encontrar el nombre es un acto de poder. Jung comenta:

En el momento en que designes por su símbolo al arquetipo vivido, te sientes aliviado, es un momento bueno y positivo, aún siendo horrible…Por lo tanto, la antigua medicina egipcia consistía en dar a la cosas el nombre correcto…Un nuevo nombre siempre produce un efecto extraordinario, no podemos racionalizar estas cosas, lanzan un hechizo, son símbolos, y realmente influyen en el inconsciente como al igual que el inconsciente influye en nosotros.”

Es muy importante para nosotros el volver a introducir la palabra “demonio” y “posesión” de vuelta a nuestro vocabulario, sin el temor de que seremos vistos como primitivos, locos o incluso poseídos nosotros mismos si usamos esas palabras. Necesitamos ampliar nuestra fluidez psico-espiritual que nos permita navegar por las aguas vivas de nuestro paisaje interior y exterior.

El estar “endemoniado” – tomados por fuerzas psíquicas inconscientes – es algo que nos pasa a todos nosotros, y es nuestra gran ventaja la de ser capaz de nombrar correctamente nuestra experiencia. Encontrar el nombre nos empodera a comprometernos creativamente con estas partes de nosotros mismos que emergen desde las sombras “en el nombre de la curación.” 

¿Cómo hacemos una palabra? La “deletreamos” (spell=deletrear/conjuro/hechizo). En la búsqueda de las palabras de nuestra experiencia, estamos echando un “conjuro positivo,” cuya órbita no local e influencia son liberadoras. Somos entonces capaces de la conjugación consciente y de dar voz a nuestra experiencia, que es dar un paso hacia y acceder al espíritu creativo.

En el aprendizaje de formas nuevas y creativas para expresarnos, estamos disipando la maldición-(mal-dicción) bajo la que estábamos, de no ser capaces de simbolizar nuestra experiencia. Al aprender a deletrear/lanzar hechizos (spell=deletrear/hechizo) conscientemente, el mundo ya no está escrito en piedra, con nosotros como sus víctimas pasivas, cuando nos damos cuenta y aprovechamos el poder creativo y transformador de la Palabra, el Logos.

Como dice la Biblia: “Y primero fue la palabra. Y el Verbo era con Dios. Y el Verbo era Dios.” La creación de un nuevo lenguaje con el fin de re-crearnos a nosotros mismos nuevamente, nos adentra en las figuras arquetípicas del “Sanador Herido” y el “Artista Creativo.” En la animación de estas figuras arquetípicas, activamos y participamos creativamente en nuestro propio proceso evolutivo, ampliando y perfeccionando las formas en las que tel-empáticamente comulgamos y telepáticamente nos comunicamos entre nosotros, así como con nosotros mismos.

Además, parte del restablecimiento de la palabra “demonio” y “posesión,” como lleno de significado, es el de complementar estas palabras con la idea de que si tenemos una reacción y llegamos a ser “accionados” por estas palabras, la figura dentro de nosotros que se acciona o dispara podría ser el mismo demonio que nos está poseyendo (por favor, ver mi artículo “Accionado por el Mal“).

He acuñado el nombre de “Demonio no-local” (“DNL” para abreviar) para “capturar” este elusivo, mercurial demonio no local que “ronda” nuestro mundo. Al igual que la acuñación de una moneda, cuando acuñamos una frase y encontramos el nombre, creamos moneda corriente en el reino de la mente con la que ejercer el comercio entre sí, así como con nosotros mismos. Esto es para generar consciencia, que es algo de valor genuino.

Una vez que vemos cómo el DNL opera clandestinamente en todo el campo subyacente de consciencia mediante la ocultación y ofuscación en y a través de nuestro inconsciente, enganchándose e insinuándose en nuestros puntos ciegos, hemos simultáneamente retirado su poder a la vez que nos hemos empoderado a nosotros mismos, creando una riqueza de nuevas formas que nos permite responder de manera creativa que previamente no estaban disponibles.

Siendo no-local, una de las formas en que el DNL se encarna es a través de nuestras re-acciones inconscientes internas, para encontrarse con la multitud de formas-alteradas y disfraces del DNL en el mundo exterior. La forma de tratar más eficazmente con un demonio es volver nuestra atención con valentía hacia lo que se desencadena dentro de nosotros. El texto gnóstico; El Evangelio de Felipe, dice:

siempre y cuando se oculta la raíz de la maldad, permanece fuerte. Pero cuando se reconoce, se disuelve. Cuando se revela, perece… En cuanto a nosotros, excavemos tras la raíz del mal que está dentro de cada uno de nosotros y que produce sus frutos en nuestros corazones. Nos domina. Somos sus esclavos. Nos lleva en cautividad, para obligarnos a hacer lo que no queremos, y lo que queremos, no lo hacemos. Es poderosa porque no la hemos reconocido.” (II, 3, 83,5-30)

El origen de los demonios se encuentra dentro de nosotros mismos. En comparación a existir “en virtud” de algo, los demonios sólo pueden vivir por la “falta de virtud” de nuestras propias mentes oscurecidas y sin examinar. La cita Gnóstica anterior trae a la mente el famoso pasaje de Pablo en el Nuevo Testamento: “Lo que me gustaría hacer, no lo hago, y lo que no haría, lo hago.” (Romanos 7:15 Versión Rey Jaime), que es una expresión clara y sencilla de nuestra propensión humana para la posesión, si alguna vez la hubo.

Un complejo autónomo no-iluminado y no reconocido nos obliga a actuar diabólicamente en contra de nuestras mejores intenciones, como cualquiera de nosotros que hayamos luchado contra toda forma de comportamiento adictivo sabe por experiencia propia. El estar poseído por demonios es un problema tan antiguo como la humanidad.

Todos somos chamanes y curanderos potenciales, porque al metabolizar la oscuridad y asimilar nuestros propios demonios, les añadimos luz y “aligeramos” de manera no-local, la sombra colectiva para todo el mundo (por favor, ver mi artículo, “Todos somos chamanes-en-Formación.”) Si los demonios no están integrados, tampoco lo está el alma humana, es decir, que la adopción e integración de nuestros demonios es fundamental para la evolución del alma. Jung sopesa: “¿Cómo se puede integrar el mal? Sólo hay una posibilidad: El asimilarlo, es decir, elevarlo al nivel de la consciencia.”

Elevar los demonios al nivel de la consciencia les resta su existencia autónoma, ya que vuelven a juntarse a la unidad profunda de la psique. Jung comenta: “Entonces el opus magnum [el ‘gran trabajo’ de la alquimia] está terminado, el alma humana está completamente integrada.” (Véase mi artículo “El Arte Sagrado de la Alquimia“).

LO DEMONÍACO

© render.ru

Para citar al señalado psicólogo Rollo May, lo demoníaco es “cualquier función natural que tenga el poder para hacerse cargo de toda la persona [o nación entera]…lo demoníaco puede ser tanto creativo o destructivo [es decir, demoníaca]…la violencia es lo demoníaco vuelto torcido…en épocas [como la nuestra] tienden a haber momentos en donde lo demoníaco se expresa en su forma más destructiva.”

Lo demoníaco no es una entidad metafísica objetiva existente en el sentido Cristiano, sino que es una función arquetípica de la experiencia humana, una realidad psíquica, así como una realidad existencial en la que todos participamos.

Lo demoníaco es una energía arquetípica que puede apoderarse de una persona, un grupo o una nación. Jung escribe:

“Sabemos que un arquetipo puede irrumpir con fuerza demoledora en una vida humana individual y en la vida de una nación.”

Los arquetipos son entidades dinámicas vivas, instintos psicológicos o campos de información de influencia que proporcionan la plantilla subyacente de los patrones humanos de comportamiento, percepción y experiencia. Lo demoníaco se anuncia mediante el reclutamiento de las personas a su servicio, alistando los seres humanos como instrumentos de su revelación a-cuerpo-entero de sí mismo. Jung comenta:

“Uno aun no se da cuenta, cuando un arquetipo es constelado inconscientemente y no entiende conscientemente que uno es poseído por el mismo y obligado a cumplir su fatal objetivo.”

Lo demoníaco se expresa a través de nuestro reclutamiento a su causa y obligándonos a actuar externalizandolo inconscientemente a fin de darse forma viva a sí mismo en la tercera dimensión.La palabra demoníaca está relacionada con “el diablo,” que a su vez se relaciona con la palabra diabólica, cuyo significado interior es dividir, separar, y des-integrar. Al ser divisivo, lo diabólico nos escinde en varios trozos fragmentados y compartimentados. Jung comenta:

“La posesión por el inconsciente significa hacer trizas en muchas personas y cosas, una disyunción. Por eso, según Orígenes [un teólogo Cristiano temprano], el objetivo del Cristiano es el de llegar a ser un ser humano interiormente unido.”

Convertirse en un verdadero seguidor de Cristo, que es el símbolo del Ser totalmente integrado, es transformar la naturaleza diabólica de la disyunción en una sagrada conjunción, donde se conectan todas las partes de la psique y los opuestos se unen. Esta es la razón por lo que la mayor protección contra los demonios es estar en contacto con nuestraintegridad intrínseca, que ha de ser “dueña de sí misma”, – en posesión de la parte de nosotros que no es ‘poseíble,’- que es el Ser, la totalidad de nuestro ser.

El antónimo de la palabra diabólico es simbólico, que, además de ser el lenguaje de los sueños, significa reunir, unir e integrar. Lo demoníaco es un fenómeno cuántico, que contiene tanto lo simbólico y lo diabólico codificado dentro de sí en un estado de superposición, es decir, que oculto dentro de lo demoníaco está la semilla creativa de su propia transformación. Ambas fuerzas constructivas y destructivas están plenamente presentes en lo demoníaco simultáneamente, y cualquiera de las energías puede, potencialmente manifestarse, dependiendo de cómo una consciencia observadora interactúa con ello.Para citar a Jung:

“…el demonio de la voz interior es a la vez nuestro mayor peligro y una ayuda indispensable.”

Escondido en lo demoníaco está nuestra voz interior, nuestro espíritu guía, nuestro ángel y nuestro genio. Jung se refiere a lo demoníaco como “la creativa desapercibida”, es decir, es la creatividad todavía no “hecha realidad” o lograda por el yo. El desarrollo de un yo sano y fuerte es de vital importancia para entrar en relación a y expresar creativamente las energías demoníacas dentro de nosotros. Una de las cosas más destructivas de la psique humana es la creatividad no realizada.

Si lo demoníaco no es honrado y tratado religiosamente (es decir, cuidadosamente considerado con reverencia y un sentido de lo sagrado), se constela negativamente y se convierte verdaderamente en “demoníaco,” en el sentido destructivo de la palabra. Jung comenta:

“En términos generales lo demoníaco es ese momento en que un contenido inconsciente del poder aparentemente abrumador aparece en el umbral de la consciencia. Pudiendo cruzar el umbral apoderándose de la personalidad. Entonces es posesión.”

Antes de que un arquetipo pueda ser conscientemente integrado, siempre se manifestará físicamente, ya que, en palabras de Jung, “…fuerza al sujeto en su propia forma.” En su forma negativa, que es una verdadera forma virulenta de la locura, a nosotros, debido a nuestra inconsciencia, se nos convierte en un conducto viviente de la encarnación de una energía malévola, depredadora y rapaz inhumana, que sólo se preocupa por la alimentación de su propio narcisismo insaciable, en última instancia, victimizando, consumiendo y canibalizando tanto a nosotros mismos como a otros en el proceso. Al describir este momento de ser poseído, Jung elabora:

“La bestia de presa se apodera de él y pronto le hace olvidar que es un ser humano. Su animal le afecta obstaculizando cualquier reflexión que pueda interponerse en el camino de sus cumplimientos de deseos infantiles, llenándolo en su lugar con una sensación de un nuevo derecho ganado a la existencia y le intoxica con el ansia del botín y de la sangre.”

Esta energía en-toxicante, que es el yo narcisista campando a sus anchas mientras se auto-encanta, es el combustible que anima cualquier forma de adicción. “La intoxicación,” para citar a Jung, es “esa forma más directa y peligrosa de la posesión,” que salvo que se reflexione sobre ella, y así es iluminada y transformada por la luz de la consciencia, conduce inevitablemente a la autodestrucción.Jung nos recuerda que:

“La locura es la posesión por un contenido inconsciente que, como tal, no se asimila a la consciencia, ni puede ser asimilado ya que la existencia misma de tales condiciones es negada.”

Entonces caemos en la regresión infinita y perpetúa retroalimentación de negar que estamos en la negación, una cepa de creación propia de la locura a la que le he dado el nombre de “egofrenia maligna” o “enfermedad del yo“, para abreviar. Esta es una forma de auto-engaño, disociación y ceguera psíquica en la que estamos mintiendo en última instancia, y ocultando de nosotros mismos. Llegado a cierto punto este proceso se atrinchera dentro de la psique de tal manera que desarrolla impulso suficiente para convertirse aparentemente en su propia auto-generada entidad autónoma. Entonces nos hemos convertido en un “problema” para nosotros mismoscreando nuestro propio monstruo de Frankenstein en el proceso, que es nosotros. Podemos entonces decir que somos la encarnación de la enfermedad del yo en persona de carne y hueso, su revelación en forma humanaSimilar a ser poseído por un demonioestar apoderado por la enfermedad del yo es al mismo tiempo su propia auto-revelación y, codificada dentro de la aparente patología, está su propia medicina.

Una de las principales formas en que los demonios se empoderan en nosotros es cuando somos inconscientes de nuestra sombra. Jung dice:

“Cualquiera que no sea consciente de su sombra, sea demasiado maravilloso, demasiado bueno, tiene una idea equivocada de sí mismo, y en tal medida esa persona está poseída.”

En la medida en que no somos conscientes de nuestra sombra es la medida en que no somos conscientes de nuestro potencial para promulgar involuntariamente nuestro inconsciente de una manera que podría ser hiriente. Jung escribe:

“Si no vemos el lado negativo de lo que hacemos, de lo que somos, estamos poseídos…Sólo a través de la comprensión de los aspectos inconscientes, por regla general, podemos liberarnos de la posesión.”

Comprender los “aspectos inconscientes” es arrojar luz sobre las partes dormidas más oscuras de nosotros mismos – “el lado negativo de lo que hacemos” – que es esencialmente el acto de toma de consciencia. Los demonios están actuando a cabo por sí mismos a través de nuestros puntos-ciegos psíquicos. Jung comenta:

“…el demonio que está siempre contigo es la sombra tras de ti, y está siempre en donde tus ojos no lo están.”

Los lugares en los que somos poseídos por nuestro inconsciente son los lugares en nosotros mismos en donde no somos capaces de ver, donde “nuestros ojos no están,” donde no somos capaces de la especulación auto-reflexiva. Simbólicamente, esto es como un vampiro que no proyecta reflejo en el espejo. Jung escribe:

“Ya que nadie es capaz de reconocer exactamente dónde y cuánto de él mismo está poseído e inconsciente, simplemente proyecta su propia condición a su vecino, y por lo tanto se convierte en un deber sagrado el tener las mayores armas de fuego y el gas más tóxico.”

Curiosamente, Jung se refiere simplemente a la “proyección de la sombra,” un proceso en el que proyectamos nuestros propios aspectos no-abrazados (nuestra “propia condición”) sobre el prójimo, como “la mentira.” Uno de los significados de la palabra “diablo” es “el mentiroso.” (Por favor véase mi artículo “La Proyección de la Sombra: El Combustible de la Guerra” y “La Proyección de la Sombra es su Propia Medicina“). La proyección de nuestra sombra sobre los demás es una actividad que es en sí misma una expresión del diablo que se esconde dentro de nosotros, al acecho detrás de la proyección. Hablando sobre lo fácil que es para los “demonios” encontrar una nueva víctima, Jung comenta:

“…eso no será difícil. Todo hombre que pierde su sombra, toda nación que cae en la justicia propia, es su presa.”

Jung comenta sobre el estado de estar poseído por arquetipos tales como el demoníaco cuando escribe:

“Porque un arquetipo tiene vida propia, la vida que le es propia y peculiar al arquetipo muestra su autonomía por el hecho de que puede devorar la propia vida de uno. Es tan fuerte que uno puede ser engullido por él y no ser nada más que ese arquetipo. Por supuesto, uno no lo sabe.”

El arquetipo invisible sin forma se ha in-formado a sí mismo y se ha hecho visible a través de la persona, grupo o nación de la que se apodera. Se puede decir que es la viva encarnación del arquetipo, ya que son la revelación hinchada completa en toda regla, en la forma.Una cualidad esencial de ser poseído por el inconsciente es la de no saber que estamos poseídos porque si lo supiéramos, no estaríamos poseídos. Para citar a Jung:

“Cuando eres sólo uno con una cosa eres completamente idéntico – no se puede comprender, no se puede discriminar, no se puede reconocer.”

Cuando somos idénticos con algo, no somos capaces de diferenciarnos de él, es decir, no tenemos la libertad de elección con respecto a aquello con lo que nos identificamos inconscientemente. Cuando nos identificamos con y representamos el inconsciente, somos verdaderamente inconscientes.Jung conjetura:

“supongamos que yo soy idéntico a un arquetipo, yo no lo sé y el arquetipo por supuesto que no me lo va a decir, porque yo ya estoy poseído e inundado por el arquetipo…Así como no presto atención al martillo que uso, lo uso y después lo tiro a la basura. No es un martillo personal. Esa es la forma en que el arquetipo utiliza el hombre, simplemente como un instrumento, como una herramienta de un tipo muy transitorio.”

El Tarot de Carl Jung y los arquetipos.

A pesar de que un arquetipo se expresa a través de los individuos, un arquetipo es impersonal. Los arquetipos que nos alistan para sus fines, tomando posesión de nosotros como un objeto de propiedad, y nos abandonan cuando ya no les somos útiles. Jung continúa:

“Pero el hombre está, por supuesto, en una situación horrible. Él está poseído, y no puede defenderse a sí mismo, porque él ni siquiera sabe que está poseído, y esa es una maravillosa oportunidad para el inconsciente.”

El no saber que estamos poseídos por el inconsciente, es como si los padres no estuvieran en casa, creando una oportunidad para que los niños (el inconsciente) actúe sin restricciones. Jung dice:

“Las fuerzas que estallan fuera de la psique colectiva tienen un efecto confuso y cegador.”

El surgimiento de fuerzas inconscientes del inconsciente colectivo normalmente evoca confusión y ceguera, es decir, pérdida del conocimiento. Jung continúa,

“…en la misma medida que la influencia del inconsciente colectivo aumenta, la mente consciente pierde su poder de liderazgo. Imperceptiblemente se convierte en el dirigido, mientras que un proceso inconsciente e impersonal va tomando el control. Así, sin notarlo, la personalidad consciente es zarandeada como una figura en un tablero de ajedrez por un jugador invisible. Este es el jugador que decide el juego del destino, no la mente consciente y sus planes.”

Es como si un invisible golpe de estado hubiera tenido lugar dentro de la psique. Cayendo en el autoengaño, la mente consciente está bajo la ilusión de que ella está decidiendo, de que está en control, mientras que en realidad está siendo dirigida y manipulada como un títere. Citando a WH Auden: “Somos vividos por Potencias que simulamos entender.”

Jung dice: “El diablo es la sombra imitando a Dios.” Cuando estamos poseídos por el inconsciente, una energía arquetípica más potente, se desplaza de forma y toma nuestra forma aparente, que absorbemos en, identificamos con y consideramos que es quienes somos.

Engañados y embaucados por el hábil “arte de vender” de este impostor de nosotros mismos, “compramos” su versión de quienes somos. Vivimos entonces una simulación de nosotros mismos, imitándonos a nosotros mismos, convirtiéndonos en una copia maestra, un duplicado de nuestro ser original. En la medida en que inconscientemente estamos poseídos por el demonio, es como si un parásito psíquico se hubiera hecho cargo de nuestro cerebro y nos haya bureado, su anfitrión, a pensar que estamos alimentando y fortaleciéndonos nosotros mismos, mientras que en realidad estamos nutriendo al parásito.

Es como si nuestro alma hubiera sido secuestrado por una fuerza arquetípica más profunda, y haya sido sustituido por una pálida imitación de nosotros mismos, y, en la medida en que hemos sido apoderados, ni siquiera nos damos cuenta. Los arquetipos, señala Jung, “tienen la más desagradable de las cualidades de aparecer con nuestro propio aspecto.” El espíritu del inconsciente nos suplanta, engañándonos incluso a nosotros mismos, mientras se encubre con nuestra forma. Este espíritu mercurial “se ha vestido de nosotros” como un disfraz, apareciendo como nosotros mismos, o por lo menos como quienes nos imaginamos ser.

Continua 3a parte

via: es.sott.net

¿Estamos poseidos?. Paul Levy. 1a parte.

 

Paul Levy

Traducido de Gladys Molina del artículo original de Paul Levy; “Are We Possessed?”

C.G. Jung, el gran médico del alma y uno de los psicólogos más inspirados del siglo XX, tuvo una increíble percepción en lo que se está reproduciendo actualmente, tanto a nivel individual como colectivo, en nuestro mundo moderno de hoy. Él escribe:

“Si, por un momento, nos fijamos en la humanidad como una sola persona, se ve que es como un hombre arrastrado por las potencias inconscientes.”

Somos una especie arrastrada – “poseída” por – y escenificando, el inconsciente. Jung explica:

La posesión, aunque pasada de moda, de ninguna manera ha quedado obsoleta, ha cambiado sólo el nombre. Antiguamente se hablaba de “espíritus malignos,” ahora los llamamos “neurosis” o “complejos inconscientes.

© Kristoffer Frisk

Pensar condescendientemente que nosotros, como personas racionales modernas, somos demasiado sofisticados como para creer en algo tan primitivo como demonios es haber caído bajo el hechizo de los mismísimos espíritus malignos que imaginamos de ser inexistentes. 

Lo que los antiguos llamaban demonios, son un fenómeno psíquico que nos obligan a actuar y llevar a cabo conductas contrarias a nuestras mejores intenciones. Para citar a Jung,”…las condiciones psíquicas que engendran demonios trabajan tan activamente como siempre. Los demonios realmente no han desaparecido sino que meramente han adoptado otra forma: se han convertido en fuerzas psíquicas inconscientes.”

“La posesión,” según Jung es “un fenómeno psíquico primordial” que “denota un peculiar estado de ánimo caracterizado por el hecho de que ciertos contenidos psíquicos, los llamados complejos, se hacen con el control de la personalidad total, en lugar del yo, al menos temporalmente, a tal grado que el libre albedrío del yo queda suspendido.”

Aunque el poseído podría imaginar que tienen libre albedrío, su libertad es ilusoria. Están siendo utilizados involuntariamente como instrumento de alguna “otra” energía o fuerza para encarnar y expresarse a través de ellos.

El tener complejos no es necesariamente patológico, ya que todo el mundo los tiene. Lo qué es patológico, sin embargo, es pensar que no tenemos complejos, que es la condición previa que nos hace más vulnerables a la posesión. Jung aclara:

Todo el mundo sabe hoy en día que las personas ‘tienen complejos.’ Lo que no es tan conocido, pero mucho más importante teóricamente, es que los complejos nos pueden tener a nosotros.”

Cuantos más complejos tengamos, más poseídos estamos. No tenemos que deshacernos de nuestros complejos, más bien, debemos llegar a ser conscientes de ellos. Lo que es importante es lo que hacemos con nuestros complejos.

Los complejos son las instancias psíquicas que condimentan y determinan nuestra visión psicológica del mundo. Para citar a Jung: “La vía regia [camino real] a través del inconsciente, sin embargo, no es el sueño…sino el complejo, el que es el autor de sueños y síntomas.”

Temáticamente organizado (como el complejo del poder, el complejo del salvador, complejo materno, complejo de inferioridad, etc.), los complejos son los vehículos que profundizan en el rico repositorio de contenido de los arquetipos subyacentes, dándoles a los arquetipos sin forma, una cara específicamente humana.

Los complejos son las unidades elementales vivas de la psique, actuando como los puntos focales o nodales de la vida psíquica, en la que se concentra la carga de energía de los diferentes arquetipos del inconsciente colectivo.

Un complejo con carga emocional actúa como el epicentro de un campo magnético, que atrae y potencialmente asimila para sí mismo todo lo que tenga cualquier resonancia, relevancia o esté relacionado a ello mismo en modo alguno.

Este proceso interno se puede ver mientras actúa en-sí en el mundo exterior cuando nos ponemos en contacto con alguien que tiene un complejo activado y nos encontramos arrastrados en su proceso, recogiendo un rol en su psique. Este es un reflejo externo de cómo un complejo puede atraer, cooptar y subsumir otras partes del entorno, tanto interiores y exteriores, en sí mismo. 

Cuando los complejos se escinden de la consciencia, pueden potencialmente engullir y poseer a toda la personalidad entera. 

Posesión” es una palabra interesante. Evoca asociaciones inmediatas del Diablo, que, mitológicamente hablando, es el que nos “posee”, en el sentido demoníaco de la palabra. Jung, sin embargo, diferencia su sentido de la palabra “posesión” del significado asociado con la Iglesia Católica, por ejemplo, cuando escribe:

“La idea de la Iglesia sobre la posesión, por lo tanto, se limita a los casos extremadamente raros, mientras que yo lo usaría en un sentido mucho más amplio que designa un fenómeno psíquico que ocurre con frecuencia.”

© Ares Crónida

Posesión, psicológicamente hablando, es identificarse con un complejo del inconsciente, convirtiéndonos en él, de tal manera que actuamos como él y a través de él en nuestras vidas.¿Quién de nosotros no ha hecho esto? ¿Quién de nosotros podría tirar la primera piedra?

Sincronísticamente, mientras escribo este artículo, múltiples ejemplos de personas siendo poseídas por y en representación de su incosciente están sucediendo a la vista de todos en el escenario mundial. La estrella del tenis Serena Williams “perdió la cabeza” cuando cayó en un ataque de rabia en el Open de EE.UU. en un arrebato incontrolado dirigido al congresista republicano Joe Wilson, gritandole “Mientes”, durante el discurso del Presidente Obama ante el Congreso; o el rapero Kanye West fundiéndose groseramente e interrumpiendo y estropeando el discurso de aceptación de la cantante de country Taylor Swift en los MTV Video Music Awards, todos ilustran exactamente lo que estoy señalando. Todos ellos fueron “apoderados por algo.”

Jung escribe: “desde el principio del mundo, la humanidad ha estado poseída.” Posesión es sinónimo de esclavitud.

Jung comenta que en estados de posesión se trata de “la misma experiencia milenaria: algo objetivamente psíquico y extraño para nosotros, que no está bajo nuestro control, se opone firmemente a la soberanía de nuestra voluntad.” Posesión significa ser suplantado por algo más fuerte, ser absorbido y “adueñado” por algo distinto de nosotros mismos. Jung dice:

Dondequiera que todavía estemos apegados, seguimos poseídos, y cuando estamos poseídos, hay uno más fuerte que nosotros, que nos posee.

Todos hemos tenido momentos en los que hemos estado poseídos por algo, en la que todos hemos sentido “no ser nosotros mismos,” donde ya no somos idénticos a nosotros mismos. Algunos de nosotros pasamos toda nuestra vida viviendo la vida de otra persona en lugar de la nuestra. Todos hemos tenido momentos en los que “algo” se nos ha metido dentro, en que nos sentimos de extraño humor, fuera de sí.

Cuando nos agarran los arquetipos primordiales más profundos, Jung escribe:

Ellos pueden fácilmente agarrarte y estás poseído como si fueran leones u osos, digamos – fuerzas primitivas que son, definitivamente, más fuertes que tú.

En cualquier momento, cualquiera de nosotros puede llegar a ser “poseído” por el inconsciente de tal manera que una energía más poderosa que nuestro ego consciente nos mueve y anima. Para citar a Jung:

“…fácilmente nos pasa a cualquiera de nosotros que no actuamos por nuestra propia voluntad. Entonces no puedo decir que lo hago, sino que se hace a través de mí, algo se apodera de mí, la mismísima acción puede tomar posesión de mí. […] Cuando hemos caído en nuestro inconsciente y compulsivamente en-actuamos a cabo un complejo inconsciente, llegamos a ser manipulados por fuerzas más poderosas que nosotros mismos.”

En palabras de Jung, entonces una persona se convierte en:

“marioneta del diablo. Esto puede ocurrir sólo porque creía que había abolido los demonios por declararlos supersticiones. Pasó por alto el hecho de que eran, en el fondo, los productos de determinados factores en la psique humana.”

Al desestimar los demonios como meras ilusiones sin darnos cuenta de su realidad psicológica, involuntariamentellegamos a ser poseídos por ellos. 

Los demonios son en última instancia partes escindidas, rechazadas y repudiadas de la psique que se experimentan como algo ajeno y distinto a lo que nos imaginamos ser (véase mi artículo, “Meeting the Other Within” Encuentro con el Otro en el Interior).

Los demonios, psicológicamente hablando, son muy reales, en cuanto a que alteran nuestra experiencia de nosotros mismos. Jung dice:

“Por lo general hay una marcada pérdida del conocimiento de los complejos, y esto, naturalmente, les garantiza aún más la libertad de acción. En estos casos, su capacidad de asimilación llega a ser especialmente pronunciada, ya que la inconsciencia ayuda al complejo de asimilar incluso el ego, el resultado siendo una alteración momentánea e inconsciente de la personalidad conocida como identificación con el complejo. En la Edad Media iba por otro nombre, se llamaba posesión.”

Nosotros, como personas “modernas,” en la medida en que estamos actuando a través de nuestro inconsciente, estamos tan “plagados” por la posesión como la gente en la Edad Media. Jung Comenta:

“…en todos los casos, la identificación con el [complejo] inconsciente trae un debilitamiento de la consciencia, y en esto radica el peligro. No es ‘hacer’ una identificación, no ‘te identificas’, sino que tienes la experiencia de tu identidad con el arquetipo de forma inconsciente y así estás poseído por él.”

Todo con lo que estamos inconscientemente identificados estamos poseídos por ello, y por lo tanto, compelidos a actuar en nuestra vida sin entender el por qué. Aunque hemos descartado la idea de los demonios en el altar de nuestra racionalidad, en palabras de Jung:

“…el hombre mismo ha asumido su papel sin saberlo y ejecuta la obra diabólica de la destrucción con herramientas mucho más eficaces de como lo hacían los espíritus. En los viejos tiempos los hombres eran brutales, ahora son deshumanizados y poseídos a tal grado que incluso la Edad Media más negra jamás conoció.”

Más que nunca, la humanidad actual, sin duda actúa como si fuera una especie poseída. El teólogo eminente y activista por la Verdad del 11S David Ray Griffin escribe: “Parece ser que estamos poseídos por una fuerza demoníaca que nos conduce, en un trance, hacia la auto-destrucción.” Jung comenta:

“…un ‘algo’ desconocido se ha apoderado de una parte mayor o menor de la psique e impone su existencia odiosa y dañina sin inmutarse por todo nuestro conocimiento, razón y energía, proclamando así el poder del inconsciente sobre la mente consciente, el poder soberano de la posesión.”

Cuando estamos poseídos no somos libres, no somos dueños de nuestra propia casa. Cuando estamos poseídos por el inconsciente, llegamos a estar disociados de nosotros mismos de tal manera que, como escribe Jung, hay “un desgarro suelto de parte de la propia naturaleza, es la desaparición y la emancipación de un complejo, que acto seguido se convierte en un usurpador tirano de la consciencia, oprimiendo al hombre por completo. Lo lanza fuera del trayecto y lo lleva hacia las acciones cuya unilateralidad ciega conduce inevitablemente a la autodestrucción.

Complejos Autónomos

“Los complejos autónomos” son partes de la psique que se han escindido debido al shock, trauma, o violación de nuestras fronteras, y han desarrollado una vida aparentemente autónoma y voluntad aparentemente independiente propia. Aunque nos identificamos con ellos inconscientemente, los complejos autónomos están subjetivamente experimentados como algo más que nosotros mismos. Aparte de su inherente oscuridad y extrañeza, nuestra identificación inconsciente con los complejos autónomos es la razón esencial por la que es tan difícil de conseguir un asidero en ellos.

Los complejos autónomos actúan sobre nosotros, se sienten como nuestro ser más íntimo, finalmente necesitan ser adueñados, pero, paradójicamente, no nos pertenecen. La aparente autonomía de los arquetipos y complejos es la que da origen a la idea de los seres sobrenaturales. Dotado de una energía numinosa, los complejos autónomos son lo que nuestros antepasados solían llamar “demonios.”

Demonios

Los complejos autónomos son un nombre psicológico para los demonios en el proceso arquetípico de la adicción que nos animan a actuar compulsivamente con nuestra conducta adictiva. Un demonio o complejo autónomo, en palabras de Jung:

“se comporta como un cuerpo extraño animado en la esfera de la consciencia. El complejo por lo general se puede suprimir, con un esfuerzo de voluntad, pero no argumentado fuera de la existencia, y a la primera oportunidad apropiada reaparece en toda su fuerza original.”

Debido a su falta de asociación con el yo consciente, los complejos autónomos típicamente no están abiertos a ser influenciados, educados, ni corregidos por la “realidad”. Un intruso desde el inconsciente y un perturbador de la paz, un complejo autónomo, Jung señala, “se comporta exactamente como un duende que siempre elude nuestro alcance.” Si los dejamos y no reflexionamos sobre ellos, estos demonios o complejos autónomos causan estragos para todo el mundo dentro de su esfera de influencia.Jung escribe:

“…cualquier complejo autónomo no sujeto a la voluntad consciente ejerce un efecto posesivo en la consciencia, proporcional a su fuerza y limita la libertad de este último.”

Mientras se hace cargo y toma el mando de una persona, un complejo incorpora un régimen aparentemente autónomo en el mayor cuerpo político de la psique. Al escribir sobre los complejos autónomos, Jung dice: “…el complejo forma algo así como un gobierno en la sombra del yo,” en cuanto a que el complejo dicta al yo. Cuando somos tomados por y estamos en conflicto interno con, y debido a un complejo autónomo, es como si nosotros, los gobernantes naturales de nuestro propio paisaje psíquico, hayamos sido depuestos, y estuviéramos viviendo en un país ocupado. Se nos permite nuestra libertad aparente, siempre y cuando no amenace la soberanía y el dominio de la potencia dominante. Jung comenta:

“…un hombre no se da cuenta que cuando se rige por un demonio, pone toda su habilidad y astucia al servicio de su amo inconsciente, aumentando así su poder mil veces.”

Siendo esto una situación psicológica no-local interna, puede manifestarse tanto en nuestra psique como en el mundo exterior al mismo tiempo.

Los demonios o complejos autónomos tienen un efecto posesivo y obsesivo sobre la consciencia. Curiosamente, la palabra “obsesión” originalmente significaba estar bajo la influencia de una maléfica “posesión.” La obsesión se refiere a ciertas ideas que han tomado posesión de la persona. Podemos llegar a ser poseídos por ideas inquebrantables de cómo deberían ser las cosas o como quien pensamos que somos, oprimiendo y tiranizando ambos a nosotros mismos y a los demás que tienen un punto de vista diferente en el proceso. Jung escribe:

“La idea es como un ser autónomo que quiere un cuerpo tanto que incluso se encarna en el cuerpo, uno comienza a jugar, para llevar a cabo la idea, y luego la gente dice que uno está completamente loco. La idea ha tomado posesión de uno hasta volverse como si estuviera fuera de sus cabales.”

Millones de nuestra especie han matado y han sido asesinados por una idea fija.

Requisando y colonizando nuestra psique, una escisión, un complejo autónomo es, en potencia, como un “virus vampírico,” en cuanto a que es fundamentalmente materia “muerta,” es sólo un ser viviente que adquiere una cuasi-vida. Al igual que un vampiro se re-vitaliza chupando nuestra fuerza vital, cuando nos identificamos inconscientemente con un complejo autónomo activado, literalmente estamos animando y avivando a los muertos vivientes. Cómplices de nuestra propia victimización, entonces cedemos involuntariamente nuestra libertad, poder, y fuerza vital en el proceso.

Al igual que las células cancerosas que asolan al cuerpo, los complejos autónomos desasociados son como “mentes disidentes” que pueden llegar a ser excesivamente hinchadas con energía psíquica, y luego se propagan en metástasis dentro de la psique, consumiendo, devorando y canibalizando los aspectos sanos de la psique. Extrayendo y atrayendo todas las partes sanas de la psique hacia sí mismo, un complejo autónomo puede potencialmente deformar y destruir la psique de la persona (o de la nación) así afligida, infectando de manera no local y propagando por contagio psíquico su malestar con el campo circundante en el proceso.

Un complejo autónomo no puede soportar ser visto, sin embargo, muy de la misma manera que un vampiro detesta la luz. Un demonio o complejo autónomo cambiará de forma y hará todo en su poder para resistirse a ser iluminado, porque una vez visto, su autonomía y la omnipotencia son retiradas. 

Anclado, conectado y relacionado con la consciencia, el demonio o complejo autónomo ya no puede vaporizarse de vuelta al inconsciente, es decir, que ya no es capaz de poseernos por detrás y por debajo de nuestra consciencia a fin de obligarnos a actuar inconscientemente exteriorizando y haciendo su voluntad (por favor, ver mi artículo “Shedding Light on Evil” “Arrojando Luz Sobre el Mal”)…

Continua 2a parte.

via : es.sott.net

SIMBOLISMO ESOTÉRICO DE LA CRUZ

SIMBOLISMO ESOTÉRICO DE LA CRUZ

Existen miles y miles de símbolos en el Universo.

A nivel terrestre, algunos símbolos empleados corresponden a las energías las más directas que el hombre puede utilizar como protección. Según el plano sutil al que se contacta y el grado de iniciación, la cruz representa varias cosas:

Como substancia la Cruz irradia una energía beneficiosa.

También simboliza el fuego. Todo lo que es cruzado representa el fuego físico y el fuego purificador, redentor.

Cuando es radiante, representa la luz.

Por el momento no quiero hablar del nivel iniciático oculto que representa la Cruz.

Cuando portan una cruz, no solo están llevando el símbolo de la iglesia cristiana con el que se le asocia, sino que principalmente están llevando una cierta irradiación. Cada forma transmite una cierta irradiación, una honda. Si hacen un trabajo energético en los objetos, los signos, los símbolos, entonces los consagran y estos se vuelven verdaderos talismanes que transportan un cierto poder. Este depende del poder de quien lo consagró. Más el mago es poderoso y más la irradiación va a ser activa y regeneradora. En el caso contrario el objeto es solo protector.

La Cruz en su simbología religiosa representa obviamente a la crucifixión, pero en un nivel más profundo representa la auto-entrega, el desapego de todo lo que es la personalidad. Es la ruptura con toda la mecánica de la personalidad (lo explico en ¿qué es la personalidad?), por lo tanto con la rueda de las reencarnaciones. Cuando hay crucifixión de un iniciado, crucifixión cósmica, está completamente liberado del plano de las reencarnaciones. Si vuelve, es sólo para aportar algo, ya no es más para experimentar algo.

La Cruz rompe toda relación con el aspecto terrestre, con la manifestación física, porque hay sublimación de las partes inferiores para solo vivir en las partes superiores. Y es en ese sentido que se puede asociar la imagen del fuego, porque esa iniciación corresponde a lo que el fuego es capaz de efectuar de manera oculta en el hombre.

La Cruz no es la representación de Cristo en el esoterismo:

a un nivel iniciático es el símbolo de esa liberación,

a un nivel energético es el símbolo del fuego de la Kundalini, y

a un nivel terrestre es el símbolo del fuego telúrico, el fuego que es eyectado por los volcanes, es el fuego cósmico en su forma más primaria.

Todas las iniciaciones son transmitidas por el fuego. Sobre la Tierra se utilizan otros elementos como el agua para el bautizo, pero para las grandes iniciaciones solo se utiliza el fuego y solo la flama es presentada, porque es la energía solar, es el prana solar. El Sol es un astro ardiente y cada vez que uno quiere conectarse con su energía, hay que integrarse a su energía. Más las iniciaciones son elevadas, más esa integración es intensa.

La Cruz no tiene una función particular en el ocultismo. Sin embargo, a nivel terrestre los miles de años de cristianismo la han energizado y fortificado, lo que permite a los sacerdotes, en particular al los exorcistas, de utilizarla como protección aunque originalmente no era un símbolo muy poderoso.

Esto se debe porque los humanos tienen el poder creador. En este caso, pueden inventar cualquier símbolo. Si son suficientemente numerosos y suficientemente pacientes para esperar que la energía se desarrolle alrededor de ese símbolo. Ese símbolo irradiará esa energía. Si la trabajan para que exorcice, exorcizará, si la trabajan para que traiga buena suerte, buena suerte traerá, etc.

En cambio, cuando se interesan en símbolos que funcionan desde el comienzo del mundo, que funcionan porque tal es su propiedad, entonces, tiene que interesarse en la simbología esotérica, y constataran que la cruz entra en la composición de ciertos símbolos, pero no representa propiamente un símbolo.

Por ejemplo un símbolo fuerte que más que protector, es densificador y de cierta forma un poco destructor porque también es purificador, es la cruz adentro de un círculo. (Algunos ejemplos)

Pastor (maestro de sabiduría, 06-12-86)

vía ESOTERICA: SIMBOLISMO ESOTÉRICO DE LA CRUZ.

Michio Kaku asegura que encontró una prueba definitiva de una fuerza que gobierna todo | Eternity

Michio Kaku asegura que encontró una prueba definitiva de una fuerza que gobierna todo. Uno de los científicos más respetados en la actualidad dice haber encontrado evidencias de que la acción de una fuerza “lo gobierna todo”.El físico teórico Michio Kaku afirma haber creado una teoría que puede apuntar a la existencia de “Dios”. La información ha creado un gran revuelo en la comunidad científica porque Kaku es considerado uno de los científicos más importantes de la actualidad, uno de los creadores y desarrolladores revolucionarios de la Teoría de Cuerdas por lo que es muy respetado en todo el mundo.Para llegar a sus conclusiones, el físico hizo uso de un “semi-radio primitivo de táquiones” que son partículas teóricas capaces de “despegar” la materia del universo o el contacto de vacío con ella, dejando así todo libre de las influencias del universo que les rodea, tecnología creada recientemente en 2005.Aunque la tecnología para llegar a las verdaderas partículas de taquiones aún está lejos de ser una realidad, el semi-radio tiene algunas pocas propiedades de estas partículas teóricas, que son capaces de crear el efecto de los verdaderos taquiones en una escala subatómica.Según Michio, vivimos en un “Matrix”“He llegado a la conclusión de que estamos en un mundo hecho por reglas creadas por una inteligencia, no muy diferente de su juego de ordenador favorito, por supuesto, más complejo e impensable. Analizando el comportamiento de la materia a escala subatómica, afectado por el semi radio primitivo de taquiones, un diminuto punto en el espacio, por primera vez en la historia, totalmente libre de cualquier influencia del universo, la materia, la fuerza o la ley se percibe de una forma inédita el caos absoluto. Créeme, todo lo que llamamos casualidad hoy no tendrá más sentido. Para mí está claro que estamos en un plano regido, por reglas creadas y no determinadas por azares universales”, dijo el científico.

vía Michio Kaku asegura que encontró una prueba definitiva de una fuerza que gobierna todo | Eternity.

La rueda de las armas afiladas

El nombre de este texto es “La rueda de las armas afiladas que golpea eficazmente el corazón del enemigo”.

Te rindo homenaje de corazón, Yamantaka; tu ira se opone al Gran Señor de la Muerte [1].

(1) En la jungla de plantas venenosas se pavonean los pavo reales,
aunque cerca de ahí se encuentren bellos jardines medicinales.
Las masas de pavo reales no encuentran los jardines placenteros,
pero florecen con la esencia de las plantas venenosas.

(2) De manera similar los valientes bodisatvas [2]
permanecen en la jungla de los intereses mundanos.
Sin importar cuan gozoso sea el placer de este mundo, estos valientes nunca se ven atraídos por los placeres,
y florecen en la jungla del sufrimiento y el dolor.

(3) Pasamos toda nuestra vida en busca de entretenimiento,
pero temblamos de temor ante el mero pensamiento de dolor;
así, siendo cobardes somos aún miserables.
Pero los valientes bodisatvas aceptan el sufrimiento con alegría
y obtienen de su valor un gozo real y duradero.

(4) Hoy [3] el deseo es aquí [4] la jungla de plantas venenosas.
Sólo los valientes, como los pavoreales, pueden florecer con ese alimento.
Si seres cobardes, como los cuervos, lo probaran, por ser codiciosos podrían perder la vida [5].

(5) ¿Cómo puede alguien que se atesora a sí mismo más que a los demás tomar la lujuria
y demás venenos peligrosos como alimento?
Si, como los cuervos, tratara de utilizar los engaños [6]
de otro, probablemente perdería la oportunidad de liberarse.

(6) Y así los bodisatvas son equiparables a pavo reales:
Se alimentan de los engaños (las ilusiones), esas plantas venenosas
transformándolas en la esencia de la práctica,
florecen en la jungla de la vida cotidiana.
Siempre aceptan, cualquier cosa que se les presenta,
mientras destruyen el veneno del deseo aferrado.

(7) El deambular incontrolado por los ciclos de existencia
es causado por nuestro aferramiento al ego como algo real.
Esta actitud ignorante anuncia al demoniode la
preocupación egoísta por nuestro bienestar solamente;
buscamos alguna seguridad para nuestros propios egos;
queremos solamente placer y evitamos cualquier dolor.
Pero ahora debemos abandonar cualquier compulsión egoísta
y gustosamente tomar las dificultades por el bienestar de los demás.

(8) Todos nuestros sufrimientos provienen de nuestros hábitos
de engaños egoístas que atendemos y actuamos.
Como todos compartimos este trágico infortunio, que brota de nuestras maneras estrechas y auto centradas,
debemos tomar todos nuestros sufrimientos y las miserias de otros
y extinguir nuestros deseos de preocupación egoísta.

(9) Si el impulso de buscar nuestro propio placer,
surgiera ahora, debemos dejarlo de lado y en su lugar,
complacer a otros; porque aún si los seres queridos se levantaran en nuestra contra,
debemos culpar a nuestro auto-interés y sentir que es nuestra deuda.

(10) Cuando nuestros cuerpos duelen y padecemos gran tormento
de temibles enfermedades que no podamos soportar,
es la rueda de las armas afiladas regresando sobre nosotros
en un círculo completo, por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta hoy hemos lastimado los cuerpos de otros;
de hoy en adelante tomemos las enfermedades que ellos tengan.

(11) Deprimidos y abatidos, cuando sentimos angustia mental,
es la rueda de las armas afiladas regresando sobre nosotros
en un círculo completo, por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta hoy hemos perturbado profundamente las mentes de otros;
de hoy en adelante tomemos este sufrimiento nosotros.

(12) Cuando el hambre o la sed violentas nos abruman,
es la rueda de las armas afiladas regresando sobre nosotros
en un círculo completo, por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora nos hemos quedado con lo que tenemos sin compartirlo;
hemos pillado, incitado y robado a la gente.
De hoy en adelante tomemos de ellos el hambre y la sed.

(13) Cuando carecemos de cualquier libertad y debemos obedecer órdenes,
es la rueda de las armas afiladas regresando sobre nosotros
en un círculo completo, por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos despreciado a aquellos que están más abajo
y los hemos usado como sirvientes para nuestros propósitos egoístas.
De ahora en adelante ofrezcamos nuestros servicios a otros
con humilde devoción de cuerpo y vida.

(14) Cuando escuchemos solamente lenguaje abusivo y detestable,
es la rueda de las armas afiladas regresando sobre nosotros
en un círculo completo,por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos dicho muchas cosas sin pensar; hemos calumniado
y causado que muchas amistades terminen.
De hoy en adelante censuremos toda afirmación desconsiderada.

(15) Cuando nacemos en condiciones opresivas y miserables,
es la rueda de las armas afiladas regresando sobre nosotros
en un círculo completo, por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos tenido siempre una perspectiva negativa;
hemos criticado a otros, viendo sólo sus fallas.
De ahora en adelante cultivemos sentimientos positivos
y veamos lo que nos rodea como inmaculado y puro.

(16) Cuando somos separados de los amigos y de aquellos que pueden ayudarnos,
es la rueda de las armas afiladas regresando sobre nosotros
en un círculo completo, por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos tomado los amigos y buenos sirvientes de otros,
al quererlos para nosotros mismos.
De ahora en adelante nunca causemos que los amigos se separen.

(17) Cuando los puros y supremos gurus nos encuentran desagradables,
es la rueda de las armas afiladas regresando sobre nosotros
en un círculo completo, por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora nos hemos apartado de las enseñanzas y de los gurus,
prefiriendo la guía de amigos que nos mal aconsejan;
de ahora en adelante terminemos nuestras relaciones dependientes
con aquellos que nos pueden apartar del sendero.

(18) Cuando hemos sido culpados por las fechorías de otros,
y falsamente acusados de fallas que no son nuestras,
y si somos siempre objeto de abuso verbal,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos despreciado y menospreciado a nuestros gurus;
de ahora en adelante nunca acusemos a otros falsamente
y démosles crédito completo por las virtudes que poseen.

(19) Cuando las cosas que requerimos para consumo y uso diario,
se destruyen, gastan y estropean,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos sido descuidados con las posesiones de otros;
de ahora en adelante, démosles lo que necesiten.

(20) Cuando nuestras mentes están oscurecidas y nuestros corazones infelices, cuando nos aburre el actuar virtuoso y el vicio nos emociona,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos llevado a otros a cometer actos no virtuosos.
De ahora en adelante, no volvamos a proveer las condiciones que los animen
a seguir sus características negativas.

(21) Cuando nuestras mentes están perturbadas y sentimos gran frustración porque las cosas no salen como deseamos,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos realizado interferencias perturbadoras,
cuando otros estaban enfocados en actos virtuosos.
De ahora en adelante, dejemos de ocasionar dichas interferencias.

(22) Cuando nada de lo que hacemos complace a nuestros gurus,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos fingido acciones piadosas con nuestros gurus,
pero fuera de su presencia hemos regresado a la negatividad.
De ahora en adelante tratemos de ser menos hipócritas
y tomemos las enseñanzas sinceramente y de corazón.

(23) Cuando otros encuentran errores en todo lo que hacemos,
y la gente parece ansiosa por culparnos sólo a nosotros,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros, en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos sido desvergonzadamente desinteresados por los demás, hemos pensado que nuestras acciones no tenían la menor importancia.
De ahora en adelante, detengamos nuestro comportamiento ofensivo.

(24) Cuando nuestros sirvientes y amigos están enfadados por nuestros hábitos y después de un tiempo no pueden permanecer en nuestras casas,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos forzado nuestros malos hábitos sobre otros,
de ahora en adelante cambiemos y mostremos sólo amabilidad.

(25) Cuando todos los que están cerca se convierten en nuestros enemigos, es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos guardado rencores y enojo
con pensamientos y métodos maliciosos para causar dolor a otros;
de ahora en adelante tratemos de afectarlos menos,
sin pretender ser bondadosos cuando albergamos sentimientos bajos.

(26) Cuando sufrimos de enfermedades e interferencias similares,
especialmente cuando la gota ha hinchado nuestras piernas,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora sin vergüenza y sin auto control,
hemos robado y dado mal uso a lo que otros han dado,
de ahora en adelante no volvamos a tomar nada
que se ofrezca a las Tres Joyas de Refugio [7], como si fuera nuestro.

(27) Cuando ataques y enfermedades nos golpean sin aviso,
es la rueda de las armas afiladas regresando,
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos roto nuestros votos y palabra de honor [8],
de ahora en adelante evitemos tales acciones no virtuosas.

(28) Cuando nuestras mentes se nublan cuando estudiamos,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora habíamos pensado que el estudio del Darma
carecía de primordial importancia y podía ser ignorado;
de hoy en adelante construyamos los hábitos de la sabiduría
para escuchar y pensar en lo que el Buda enseñó.

(29)Cuando el sueño nos abruma al hacer prácticas virtuosas,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos acumulado las causas para los obstáculos,
entorpeciendo nuestra práctica de actos virtuosos,

(No hemos tenido respeto por las enseñanzas,
nos hemos sentado sobre los libros
y hemos dejado textos en el piso,
hemos visto con desprecio a aquellos con un profundo entendimiento).
De ahora en adelante, por el bien de nuestra práctica de Darma,
aceptemos gustosamente todo los sufrimientos que enfrentemos.

(30) Cuando nuestra mente divaga y corre hacia los engaños,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos rechazado meditar con dedicación
sobre los defectos impregnados en este mundo transitorio.
De ahora en adelante, trabajemos para renunciar a esta existencia
(y ver la naturaleza impermanente de las cosas).

(31) Cuando todos nuestros asuntos tanto religiosos como mundanos,
enfrentan problemas y caen en la ruina,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora habíamos creído que la causa y el efecto [9] podían ser ignorados de ahora en adelante practiquemos con paciencia y fuerza.

(32) Cuando los ritos que realizamos nunca parecen ser fructíferos,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora habíamos confiado en los dioses de este mundo,
y en acciones poco hábiles para darnos alivio.
De ahora en adelante, tomemos otra dirección,
dejando nuestra acciones no virtuosas atrás.

(33) Cuando ninguno de los deseos que hacemos se realizan,
Aún cuando hemos hecho plegarias a las Tres Preciosas Joyas,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora habíamos tenido un compromiso imperfecto con el Buda
cuyas enseñanzas merecen total confianza.
De ahora en adelante pongamos nuestra exclusiva confianza,
En el Buda, en sus enseñanzas y en su comunidad.

(34) Cuando el prejuicio, la polio o los ataques nos imposibilitan y
fuerzas externas y males surgen sobre nosotros,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos acumulado grandes cantidades de acciones negativas, rompiendo nuestros votos y ofendiendo a los protectores de la práctica desde la devoción al gurú hasta el tantra [10],
De ahora en adelante borremos todas las visiones con prejuicios.

(35) Cuando no tenemos control de hacia donde viajar
y siempre divagamos como abandonados sin hogar,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos interrumpido a excelentes gurus
forzándolos a salir de sus hogares y asientos,
de ahora en adelante, no causemos más perturbaciones,
desalojándolos cruelmente de donde radican.

(36) Cuando la cosecha de nuestros campo,
está continuamente con plaga, sequía e inundaciones,
granizo, insectos y hielo,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora habíamos fallado en cumplir nuestras promesas,
de ahora en adelante, mantengamos nuestros votos éticos puros.

(37) Cuando siendo pobres, estamos llenos de codicia y deseo,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos sido avaros y reacios para compartir,
las ofrendas que hemos hecho a las Tres Joyas han sido escasas.
De ahora en adelante ofrezcamos con un corazón generoso.

(38) Cuando nuestros cuerpos son feos y otros nos atormentan,
burlándose de nuestros defectos y nunca mostrando respeto,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos hecho imágenes [11] faltas de belleza,
ventilando nuestro enojo hemos mostrado escenas desagradables,
de ahora en adelante, imprimamos libros
y hagamos hermosas estatuas.
Que no tengamos un mal genio sino un buen humor.

(39) Cuando el enojo y el apego nos perturban y nos molestan,
sin importar cuanto intentemos reprimirlo,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos tenido una perspectiva incorrecta,
apreciándonos obstinadamente sólo a nosotros mismos.
De ahora en adelante desarraiguemos completamente el interés personal.

(40) Cuando el éxito en nuestra práctica siempre nos rehuye,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora, muy adentro, nos hemos aferrado a nuestro ego,
totalmente inmersos en caminos auto centrados.
De ahora en adelante, dediquemos todas las acciones virtuosas
a que otros prosperen.

(41) Cuando nuestra mente está descontrolada aunque actuemos con gran virtud, es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora, nos hemos involucrado en ambiciones mundanas,
que apunta al éxito de nosotros mismos en esta vida.
De ahora en adelante trabajemos con un esfuerzo unipuntual
para alimentar el deseo de ganar la lejana orilla de la libertad.

(42) Cuando después de hacer una acción virtuosa
sentimos profundo arrepentimiento o dudamos de su efecto,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos sido inconstantes y movidos por intereses básicos,
hemos cortejado sólo a aquellos con poder y riqueza.
De ahora en adelante actuemos con completa conciencia,
poniendo mucho cuidado en la manera de hacer amigos.

(43) Cuando aquellos con gran ambición,
retribuyan una amistad confiable,
seduciéndonos con su retorcida intriga,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora por la ambición hemos actuado con arrogancia.
De ahora en adelante, apaguemos nuestro orgullo auto centrado.

(44) Cuando la fuerza de atracción o de repulsión,
colorea todo lo que escuchamos y decimos,
es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos ignorado lo que ha causado todos nuestros problemas. De ahora en adelante abandonemos los impedimentos,
notando su surgimiento y examinándolos bien.

(45) Cuando no importa cuan bien intencionadamente actuamos hacia otros, ellos siempre producen una respuesta hostil.
Es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
Hasta ahora hemos retribuido el amor y la bondad amorosa con malicia.
De ahora en adelante, aceptemos los favores de otros,
tanto gentilmente como con el más humilde respeto.

(46) En resumen, cuando sufrimientos desafortunados,
que no hemos deseado se estrellan contra nosotros como un rayo,
esto es igual, que el herrero que ha tomado su vida
con una espada fabricada por él mismo.
Es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado [12].
De ahora en adelante tengamos siempre cuidado y conciencia
de nunca actuar de formas no virtuosas.

(47) Todos los sufrimientos que hemos soportado,
en las vidas que hemos tenido en los tres estados inferiores [13],
así como el dolor del presente y del futuro
son iguales al caso del forjador de flechas,
que después fue muerto por una flecha que él fabricó.
Nuestro sufrimiento es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
De ahora en adelante tengamos siempre cuidado y conciencia
de nunca actuar de formas no virtuosas.

(48) Cuando los problemas y preocupaciones de la vida familiar nos afligen, esto es igual al caso del hijo que fue cuidado con amor
para luego matar a sus padres.
Nuestro sufrimiento es la rueda de las armas afiladas regresando
sobre nosotros en un círculo completo,
por las acciones dañinas que hemos realizado.
De ahora en adelante es adecuado en todas nuestras vidas
vivir puramente como monjes y monjas.

(49) Y es cierto lo que he dicho sobre el interés auto centrado,
reconozco claramente a mi enemigo ahora,
reconozco claramente el bandido que saquea,
el mentiroso que seduce fingiendo ser parte de mí.
¡Oh! Que alivio haber conquistado esta duda.

(50) De tal forma Yamantaka haz girar con gran poder
la rueda de las armas afiladas de buenas acciones ahora.
Tres veces gíralas en redondo [14], en tu aspecto iracundo,
tus piernas separadas para los dos grados de verdad,
con tus ojos abriéndose brillantes por la sabiduría y los medios (hábiles).

(51) Exhibiendo tus colmillos de los cuatro grandes oponentes[15]
devora al enemigo: ¡nuestra cruel auto preocupación!
Con tu poderoso mantra [16] de interés por los demás,
demuele a este enemigo que me incita desde adentro.

(52) Corriendo frenéticamente por la enredada jungla de la vida,
somos perseguidos por armas afiladas de acciones dañinas que hemos realizado, regresando sobre nosotros; estamos fuera de control.
Este estafador, villano mortal: el egoísmo dentro de nosotros,
engañándonos a nosotros y a otros también,
captúralo, captúralo, feroz Yamantaka,
haz venir a ese enemigo, tráelo ahora.

(53) Golpéalo, golpéalo, arranca el corazón
de nuestro aferramiento al ego, ¡de nuestro amor por nosotros mismos!
¡Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta!
¡Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final!

(54) ¡Hum!¡Hum! Muestra todos tus poderes, o poderoso protector.
¡Dza!¡Dza! Amarra a este enemigo; no lo dejes suelto.
¡P’at!¡P’at! [17] Libéranos con tu poder; o gran señor por sobre la muerte. ¡Corta!¡Corta! Rompe el nudo del auto interés que nos ata por dentro.

(55) Aparece Yamantaka, oh iracundo protector;
tengo más peticiones que hacerte aún.
Este saco de cinco venenos, [18] errores y engaños,
nos arrastra hacia abajo en las arenas movedizas del diario enredo de la vida, ¡córtalo, córtalo, hazlo jirones!

(56) Somos arrastrados a los sufrimientos de renacimientos miserables,
pero sin prestar atención al dolor, vamos tras su causa.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(57) Tenemos grandes expectativas de logros rápidos,
pero no queremos trabajar en las prácticas que estos involucran.
Tenemos muchos bonitos proyectos que planeamos cumplir,
pero ninguno de ellos acaba siendo realizado.
Pero sin prestar atención al dolor, vamos tras su causa.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(58) Nuestro deseo de ser felices es fuerte todo el tiempo,
Pero no recolectamos mérito para cosechar este resultado,
tenemos poca resistencia a las dificultades y el sufrimiento,
pero empujamos sin piedad para obtener las cosas que queremos.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(59) Comparativamente fácil desarrollamos nuevas amistades,
pero como somos insensibles, ninguna de ellas dura,
estamos llenos de deseo de comida y finas ropas,
pero al no poder ganárnoslas, robamos y planeamos estratagemas.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(60) Somos expertos en alabar a otros para obtener favores,
pero siempre nos quejamos, estamos tristes y deprimidos.
No podemos soportar apartarnos del dinero que hemos juntado;
cual avaros lo acumulamos y sentimos que somos pobres.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(61) Hemos hecho muy poco para beneficiar a cualquiera,
pero siempre les recordamos todo lo que por ellos hemos hecho.
Nunca hemos logrado nada en nuestra vida,
pero alardeamos y presumimos, estamos llenos de orgullo.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(62) Tenemos muchos grandes maestros y profesores para guiarnos,
pero evadiendo nuestro deber, ignoramos lo que ellos enseñan.
Tenemos muchos discípulos, pero nunca los ayudamos,
no podemos molestarnos en darles consejo.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(63) Prometemos hacer muchas acciones heroicas
pero en la práctica les damos a otros tan sólo una ayuda mínima.
Nuestra fama espiritual se ha esparcido a lo largo y a lo ancho,
pero internamente, todos nuestros pensamientos son repulsivos
no sólo para los dioses, sino para los demonios y los espíritus también.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(64) Hemos leído muy poco, escuchado sólo unas pocas enseñanzas,
pero hablamos con autoridad pomposamente sobre el vacío.
Nuestro conocimiento de las escrituras es penosamente inexistente,
pero embaucadoramente inventamos cosas y decimos lo que queremos.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(65) Tenemos muchos asistentes y gente a nuestro alrededor,
pero nadie nos obedece ni presta atención a lo que decimos.
Sentimos que tenemos amigos en posición de poder,
pero si necesitamos ayuda, nos quedamos solos.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(66) Ganamos estatus noble y rangos prestigiosos,
pero nuestro conocimiento es más pobre que el de un espíritu.
Somos considerados grandes gurus, pero incluso los demonios
no albergan tal odio ni deseo aferrado,
o una perspectiva tan estrecha como la que parecemos tener.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(67) Hablamos de teorías y de las más avanzadas enseñanzas,
pero nuestra conducta cotidiana es peor que la de un perro.
Somos educados, inteligentes y versados en grandes conocimientos,
pero lanzamos por los aires cualquier base ética.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(68) Tenemos deseos egoístas y horrible enojo,
que nos pudre por dentro, aunque nunca lo admitiríamos;
no obstante sin provocación criticamos a otros
y creyendo tener la razón los culpamos de fallas que nosotros poseemos.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(69) Vestimos ropas de color azafrán, pero buscamos nuestra protección
y refugio en espíritus y dioses de este mundo,
hemos prometido mantener votos solemnes de moral estricta,
pero nuestras acciones van de acuerdo a senderos malignos.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(70) Nuestro placer y felicidad proviene de los Budas,
los gurus, las enseñanzas y aquellos que viven unidos a ellas,
pero hacemos ofrendas a fantasmas y espíritus.
Toda nuestra guía proviene de las enseñanzas,
Pero engañamos a quienes nos dan consejo.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(71) Buscamos tener casas en reclusión monástica,
pero atraídos por las distracciones nos aventuramos al pueblo,
Escuchamos discursos que nos enseñan la más noble práctica,
pero perdemos todo nuestro tiempo adivinando la fortuna con los dados.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

(72) Renunciamos a nuestros votos monásticos, el verdadero camino para ganar la liberación,
Preferimos casarnos, tener hijos y hogares.
Lanzamos por los aires esta rara oportunidad para ser felices,
Y perseguimos más sufrimiento, más problemas e infortunios.
Pisotéalo, pisotéalo, baila sobre la cabeza
de este concepto traicionero de la preocupación egoísta.
Arranca el corazón de este carnicero auto centrado
que sacrifica nuestra oportunidad de obtener la liberación final.

Sigue en…

vía La rueda de las armas afiladas.

La piedra “linga” de Shiva

Como ha señalado A. Bharati, la forma itifálica, como parte de una fi­gura representada en una postura de yoga, sería incoherente si se in­terpretara como condición «priápica». La representación itifálica de la for­ma erecta indica lo contrario en este contexto. Significa la «retención seminal» y representa a Shiva como «control completo de los sentidos y su­prema renuncia carnal». El yogui no niega el sexo, sino que transforma el impulso sexual y lo aparta de la procreación y el placer hacia la sabidu­ría intuida, hacia la libertad y la beatitud. El dios asceta, cuya simiente se eleva, cuyo linga se eleva, es uno con el dios, aunque esté en el polo opuesto, que es el portador de las semillas. Uno crea el mundo de placer y dolor, el otro libera de ellos. Su polaridad no es la de eros y tánatos, la del amor y la muerte, sino la del deseo y la liberación. Entre estos dos polos Shiva despliega la senda del yoga, de la que él es el Señor. En este diámetro de su dominio sin límites el dios actúa en to­dos los puntos. Allí, en uno de sus modos, es el Tiempo Kala, y, siendo el Tiempo, que consume la vida, es la Muerte Kala. Antiguamente, una parte de su papel se delegó en una diosa que se parecía a él. Pero el dios que se muestra como Tiempo-y-Muerte no sería Shiva si no dominara el tiempo y la muerte y superara a los dos. Una leyenda habla de Shiva escapando del linga en el que había estado in­manente. El Señor salvó de la muerte al joven Markandeya, su devoto, que estaba condenado a morir a los dieciséis años. Cuando la Muerte se apro­ximó al muchacho, que estaba adorando el litiga, Shiva apareció y desvió su amenazante figura. Shiva bendijo a Markandeya, que tuvo siempre dieciséis años y fue un joven inmortal. Y cuando el sabio Sveta, a quien había atado la Muerte, pronunció el nombre de Rudra, la Muerte le preguntó: «¿Dónde está tu Rudra […] ¿Está en el linga?». Shiva apareció y la Muerte liberó a Sveta.

vía La piedra “linga” de Shiva | Maestroviejo’s Blog.

Maya

Maya
Entonces Sudhana vio a la Dama Maya en este mundo y comprendió el método del logro mágico de la iluminación a través de producir el conocimiento desde la compasión.“Este mundo” simboliza el reino abrazado por la gran compasión, sin distinciones de cerca o lejos y de interior o exterior. La Dama Maya representa la gran compasión sin esfuerzo que está siempre en el mundo. El hecho de que ella es la madre del Buddha simboliza la gran compasión produciendo mágicamente el conocimiento.Una diosa de la ciudad llamada Ojos de Joya exhortó a Sudhana a vigilar el reinado de la mente, una diosa llamada Loto Espiritual elogió a la Dama Maya, las luces entraron en la cabeza de Sudhana, y un duende vigilando el salón de la enseñanza instruyó a Sudhana para que viera el cuerpo y la mente como sueños o reflexiones a medida que buscaba a los maestros. El nombre Ojos de Joya representa el ojo del conocimiento en la compasión, las luces simbolizan la enseñanza, y el duende representa los venenos de la ignorancia. Estos tres principios constituyen los expedientes en el umbral de la etapa undécima, que le introducen a uno a la gran práctica del Bien Universal.Cuando Sudhana puso en práctica esas enseñanzas, vio la joya de un loto surgir de la tierra, con Maya sentada sobre él manifestando encarnaciones incontables en conformidad con las acciones de los seres sintientes. Esto ilustra la ausencia de identidad inherente del cuerpo y la mente – esto es ver los cuerpos producidos mágicamente por la compasión y el conocimiento.Maya dijo que su cuerpo, aunque en su estado natural, contenía océanos de seres iluminados que viajaban libremente en su vientre, cruzando un universo de un millón de mundos en un solo paso. Esto significa que el océano de las prácticas de la gran compasión del Bien Universal es infinitamente vasto como el espacio.Maya dijo que era la madre de todos los buddhas de todos los tiempos, significando que el conocimiento para ayudar espontáneamente a los seres surge completamente de la madre de la gran compasión. Maya dijo también, que había logrado previamente esta liberación de la magia del conocimiento, en eones inconcebibles, clarificando que no es posible calcularlo en términos relativos ordinarios – es necesario que el cálculo se olvide, que los sentimientos terminen, y que el conocimiento llegue a manifestarse antes que uno sepa cuando tiempo ha habido desde que ella obtuvo esta liberación. Por lo tanto, solo los buddhas pueden conocer cuantos eones han pasado.Avatamsaka Sutra

vía Maya : Antiguos testamentos.