Archivo por meses: noviembre 2012

El Surgimiento

La profecía dice…Deja que llegue el alba. Deja que todas las personas y todas las creaturas tengan paz, deja que todas las cosas vivan felices”, porque el amor no sólo debe ser entre los humanos, sino entre todas las cosas vivientes. Ellos dijeron, “Somos los hijos del sol, somos los hijos del tiempo y los viajeros del espacio. “Ahora es el tiempo de ir al mundo y difundir la luz.

Fundación Hijos del Sol
Saliendo al Escenario Mundial
www.childrenofthesun.org

Huesos, Alma, Recuerdo

Navegaciones

Huesos, alma, recuerdo

Pedro Miguel
Foto
Q

uedan tus huesos. Déjame guardarlos con amor, que en ellos se sedimenta tu historia desde que estabas en el vientre de tu madre hasta que terminaste de ser: se hicieron flexibles cuando naciste; crecieron y aprendieron a caminar contigo; fueron tu mobiliario y tu defensa; se empaparon de amor cuando tú amabas; se desplegaron con tu orgullo; te dolieron en las noches de frío y desamparo. Con qué velocidad corrían tus fémures, tus peronés y tus tibias. Con cuánta calidez abrazaban tus húmeros, tus cúbitos y tus radios. Qué locuaces eran tus maxilares. Cuánto cuidado ponía tu cráneo para proteger tu pensamiento. Cuánta evolución y cuánta ternura en tus falanges y tus metacarpos. Qué velocidad la de tus astrágalos, tus cuneiformes y tus falanges proximales. Qué gráciles tus vértebras desde las cervicales hasta el coxis. Cuánta solidez suspendida en los huesos de tu tórax.

Permíteme poner en esos huesos que anduvieron contigo un poco del querer que te guardo. Me fueron próximos mientras vivías. No los vi ni los toqué, pero sentí muy de cerca su fuerza, su abatimiento y su alegría, su suavidad y su dureza. Han ido saliendo a la luz de un tiempo acá, mientras la muerte te despoja del resto. Los has ido pariendo en el trabajo lento de tu propia demolición en el fondo de la tumba, del osario o del imaginario: a fin de cuentas pueden haber pertenecido a cualquier persona y no tiene importancia que sean propios o ajenos o mezclados, que estén completos o incompletos, que sean sólo un pequeño fragmento renegrido por el tiempo, una figuración de Posada o de Vesalius o del anónimo escultor azteca que colocó tu cráneo en el ombligo de Coatlicue.

No es tampoco relevante la distancia que la cultura ha ido poniendo entre los huesos de los que ya partieron y los que aún seguimos de este lado: qué importa ya que hayamos perdido la costumbre de ungirlos con aceites aromáticos o sacarlos al sol en los días de agosto, o la de construir el espejismo de la integridad corporal sustituyendo las coyunturas blandas con cintas de terciopelo; de todos modos, tus huesos son el cimiento bajo mis pies, las marcas de la ruta náutica que vigilan y reposan en el fondo del mar, la evocación de las fotos y las ilustraciones o la inspiración que respiro en el aire como una presencia molecular, tenue y sin nombre, pero de todos modos amorosa.

No veo en tus huesos reliquias o fetiches porque no conservan tu gracia ni tu risa ni tu enojo ni tu llanto. No son tu esencia, pero sí tu almendra. No son el alma.

Tu alma es la totalidad de los recuerdos y las imágenes que fuiste dejando en la conciencia de quienes no han emprendido aún el viaje hacia la nada: esas palabras tuyas que siguen resonando en la memoria de los tuyos; tu apretón de manos todavía presente en las manos de tus vivos; tu caricia recordada por su piel; tus manos en el torno; tus pies sobre la duela; tu regalo, tu consejo, tu reclamo, tu elogio, tu mirada silente, tu escucha ciega, tu tacto mudo, tu gusto sordo, tu olfato huérfano.

Los huesos van muriendo despacio hasta volverse polvo derrumbado en sí mismo; el alma habrá de disolverse conforme la vida de tu gente avanza hacia el futuro. Unos y otra, por lo pronto, están aquí, presentes, en la gloria del afecto y en la pena del recuerdo ingrato. Unos y otra se irán poco a poco y el nombre y el rostro que los une en nosotros se borrará hasta fusionarse en la noción incierta de los millones que nos precedieron y que hicieron posible nuestra existencia: descubridores del fuego, inventores de la rueda, pioneras de la alfarería, sacerdotisas y alquimistas, creadores de la épica y la lírica, comadronas de los rayos equis, domesticadores de la electricidad, abuelos transmisores de genes, madres del consuelo, padres de la aspirina, muertos todos, dadores de vida.

Por hoy, tu alma y tus huesos están presentes y para ellos es la ofrenda de estos días en que el frío del invierno empieza a aterrizar sobre los pueblos.

Te ofrezco dulce de calabaza para la amargura de tu no estar. Enciendo la luz suave de las veladoras para no lastimar el vacío de tus órbitas oculares; quemo incienso y copal que evoquen con sus humos una epidermis hermana para la piel de tu alma; sobre la mesa que he dispuesto para ti pongo cartas antiguas y jamás abiertas para que recuerdes el abecedario; te sirvo pan y tamales para el hambre que tuviste; te doy agua para la aridez exasperante de la tumba; aproximo una silla vacía para imaginarte en ella; expongo tu retrato vivo para instalar en mí la ilusión de tu mirada; te brindo licor para tus penas difuntas; decoro la casa con cempasúchiles frescos para que encarne en sus pétalos tu corazón perdido.

Esto no tiene nada que ver con el Diablo o con Dios, con paraísos o con infiernos, con espantos y aparecidos; es un impulso para descifrarme y descifrarte en lo que queda de tus huesos, en lo que te queda de alma, en lo que permanece de ambas cosas. Es lo más parecido a un encuentro, con su parte de fiesta y su parte de tristeza, en este mundo, porque no hay otro, entre alguien que es y alguien que fue y de quien no resta, sino huesos o cenizas y un alma menguante.

Tú deshabitas en el aire, en mi cabeza o en la tierra inaccesible debajo de una lápida, pero en estos días te has hecho presente con algo indefinible. Estás tan cerca como para hablarte, para tocarte casi, y poner ante ti una pizca de existencia. No están tu gracia ni tu risa ni tu enojo ni tu llanto. No está tu esencia, pero sí tu almendra. Déjame comulgar con tu alma y con tus huesos. Déjame distraerte de tu muerte por un instante con la vida que brota desde el abismo elemental y ciego del amor entrañable.

http://www.jornada.unam.mx/2012/11/01/opinion/044o1soc